Skip to main content

Full text of "Las garitas de San Juan"

See other formats


Las garitas de 
San Juan 






I 






m. 

g;V" 

JBté 

%¿ 1 

.0 

íM 

?/'< 

/* V c 

í’ ¿Ai 








Las garitas de San Juan 

















Agradecimientos 


Este trabajo pudo realizarse gracias al 
apoyo incondicional de la Puerto Rico 
Historical Building Drawings Society 
(prhbds.org), particularmente de Andy 
Rivera, su fundador, quien proveyó 
documentos importantes y los dibujos 
que se reproducen aquí. Agradezco 
además la información que compartió 
durante numerosas conversaciones 
sobre las garitas y las defensas de San 
Juan. 

Eric López, Félix López, Javier Martínez 
y Elvis Babilonia, del Servicio Nacional 
de Parques (NPS), suministraron 
documentos y contestaron preguntas 
sobre las garitas que tienen a cargo. Eric 
además proveyó dos fotos que se 
incluyen en el trabajo y comentó sobre el 
mantenimiento de las garitas. 

Aníbal Sepúlveda Rivera brindó valiosa 
orientación al inicio del proyecto, 
contribuyó ilustraciones y estuvo 
disponible para contestar preguntas. 

Damaris Vázquez, del Instituto de 
Cultura Puertorriqueña (ICP), proveyó 
acceso al Fortín de San Jerónimo. Juan 
Rivera, también del ICP, brindó 
información sobre la garita que se 
encuentra en Casa Blanca. 

José Marull, de la Oficina Estatal de 
Conservación Histórica, proveyó 


comentarios útiles y una de las fotos 
antiguas. 

Rafael Calderín amablemente trajo a mi 
atención una garita que había quedado 
fuera en la primera versión de este 
trabajo. 

Mi esposa, Mayra Acevedo, me 
acompañó durante varias visitas a San 
Juan y leyó el texto más de una vez en 
búsqueda de errores. 

José A. MariMut 
edicionesdigitales.info 

2013 



Foto tomada por el autor en 1978. 


Ü 




Símbolo de Puerto Rico 



Las garitas son uno de los símbolos más reconocibles de Puerto 
Rico y su capital. En Europa y a través de América hay muchas 
fortificaciones y garitas de diversos estilos. 


Símbolo de Puerto Rico 

Puerto Rico tiene varios símbolos que 
inmediatamente traen a nuestra mente 
la imagen de esta bella isla: el coquí, la 
cotorra, la flor de maga, las playas con su 
fondo de palmas, el Morro, y las garitas. 


Evidencia de lo anterior es la inclusión 
de garitas en símbolos tan diversos como 
el logotipo de la Compañía de Turismo, 
un sello postal y una moneda de 
veinticinco centavos. Las garitas han 
sido también fuente de inspiración para 
artistas que las han plasmado en 





COMPAÑIA DE 

TURISMO 

GOBIERNO DE PUERTO RICO 






pinturas (como la de la sanjuanera Edna 
Ildefonso, a la derecha) y en artesanías 
que incluyen grabados en madera y 
cristal, tallas, placas, piezas de cerámica, 
mosaicos y vitrales. Las tiendas de San 
Juan contienen abundantes muestras del 
arte inspirado por este símbolo nacional. 
Y por supuesto, las garitas han estado en 
la mira de fotógrafos aficionados y 
profesionales durante más de un siglo. 
Una visita a San Juan no estaría 
completa sin una foto frente, al lado, o 
aun mejor, dentro de una garita. 
















, m 

rU 

I 

kr 


f»jr 


]y. 

1 wjm 


iii 


GARITA EN EL FUERTE DE SAN MIGUEL, CAMPECHE, MÉXICO 

Nótese la forma hexagonal de esta garita y su construcción totalmente de piedra. 


Diversidad de garitas 

Aunque todas las garitas comparten 
ciertos rasgos; por ejemplo, siempre son 
más altas que anchas (como sus 
ventanillas), en Europa y América existe 
tal diversidad que se dice que no hay dos 
fuertes o sistemas defensivos con garitas 
idénticas. 

Además de redondas o cuadradas, como 
las tenemos aquí, hay garitas redondas 
interrumpidas por columnas o pilastras, 
pentagonales y hexagonales. También 
varía la cúpula y la base, como vemos 
arriba y en la próxima página. Una 


búsqueda en Google por palabras clave 
tales como “garitas baluartes” o “garitas 
fuertes” proveerá muchos ejemplos 
adicionales. 


Próxima página, izquierda: Fortaleza del 
Real Felipe, El Callao, Lima, Perú. Abajo: 
Fuerte San Juan del Pastelillo, 
Cartagena, Colombia. Derecha: Castillo 
de Santa Catalina, Cádiz, España. Abajo: 
Castillo San Felipe de Barajas, 
Cartagena, Colombia. 


5 


















Origen y función 



Las garitas se originaron en los castillos medievales que servían 
de residencia a los grandes señores feudales y de refugio a los 
vasallos que vivían en su territorio. Tuvieron varias funciones. 


Origen de las garitas 

Los castillos medievales, como el Castillo 
de la Mota que vemos arriba (Valladolid, 
España), se reconocen prontamente por 
sus altas murallas y por la aun más alta 
torre del homenaje, que servía de refugio 


y última defensa contra el enemigo que 
lograba acceso a la fortificación. Las 
murallas y la gran torre tenían adosadas 
torres más pequeñas desde las cuales los 
defensores podían vigilar y atacar con 
mayor efectividad al enemigo. Las torres 
que llegan desde la base hasta el tope de 















FORTÍN DE SAN JUAN DE LA CRUZ (EL CAÑUELO) 

Véase la altura reducida de las paredes y la inclinación de las mismas. 


la muralla se conocen como borjes, 
mientras que las que se limitan al tope 
de la muralla se conocen como 
escaraguaitas. 

Las murallas altas y planas, la torre del 
homenaje, los borjes y las escaraguaitas 
fueron defensas efectivas hasta que 
aparecieron en el campo de batalla los 
cañones, capaces de derrumbar con sus 
potentes disparos las altas murallas y las 
grandes torres. 

Las defensas evolucionaron para 
adaptarse a los cañones. Los ingenieros 
aumentaron el grosor de las murallas, las 


inclinaron para ayudar a desviar los 
proyectiles y redujeron su altura para 
disminuir el área de impacto. El foso 
redujo aun más el perfil de la muralla. La 
torre del homenaje desapareció, al igual 
que los borjes, pero las escaraguaitas... 
se convirtieron en garitas. 

La defensa de estilo medieval más 
importante construida en Puerto Rico 
fue la Fortaleza, cuyas torres circulares y 
altas murallas se conservan en el lado del 
edificio que mira a la bahía. La mayor 
parte del Morro, San Cristóbal, el 
Cañuelo y los baluartes de las murallas 
se construyeron para enfrentar cañones. 


8 


Función de las garitas 

Durante los asedios y los ataques, las 
garitas permitían que un soldado 
pudiera observar, protegido de la 
fusilería enemiga, lo que sucedía a 
ambos lados de la garita y en la base de 
las murallas cercanas. Esto era 
importante porque los demás soldados 
solo podían ver lo que sucedía 
directamente al frente de sus cañones y 
fusiles. Debido a esta ventaja, durante 
los asedios las garitas eran uno de los 
primeros blancos del enemigo. 

En los periodos de paz, muchísimo más 
largos que los de guerra, las garitas eran 
incómodas como puestos de vigilancia 
debido a la limitada visibilidad de sus 
ventanillas y al reducido espacio en el 
interior. Pocos visitantes permanecen 
más de unos pocos segundos dentro de 
una garita debido a la sensación de 
claustrofobia que producen. Como 
sugiere el dibujo de Arthur Shilstone, 
durante la mayor parte del tiempo era 
más práctico vigilar desde las murallas y 
usar la garita como refugio contra el sol, 
la lluvia y el sereno. En otros lugares las 
garitas ubicadas muy cerca o encima del 
mar se usaron con fines higiénicos, es 
decir como letrinas. 



Además de comunicar visualmente que 
el fuerte estaba bien vigilado y 
defendido, las garitas tuvieron una 
función estética, pues le añadían a los 
baluartes, revellines y demás 
fortificaciones un toque de elegancia que 
no ofrecían las murallas y las troneras 
con sus líneas simples. No sabemos 
quién estableció nuestro estilo de garita, 
pero debe haber sucedido temprano 
durante la construcción de las murallas y 
los fuertes. Las imágenes más antiguas 
de garitas en Puerto Rico se encuentran 
en planos de Tomás O’Daly y Juan 
Francisco Mestre, fechados alrededor de 
1770 y en pinturas de José Campeche 
realizadas a finales del siglo 18. Las 
garitas a la derecha en la próxima página 
están en el Retrato del gobernador don 


Ramón de Castro, realizado en 1800 
para celebrar la victoria contra los 
ingleses en 1797. Hay garitas parecidas 
en las pinturas Exvoto del sitio de San 
Juan por los ingleses (c. 1797) y Retrato 
de un alférez del Regimiento de 
Infantería Fijo de Puerto Rico (c. 1789). 



Tomás O’Daly 


Juan Francisco Mestre 





10 








Partes y construcción 



Las garitas se componen de varias partes. Los ingenieros 
militares cambiaron la forma y el tamaño de las secciones para 
producir el tipo o estilo característico de cada fuerte. 


Partes de las garitas 

Esta sección aplica a las garitas que con 
mayor frecuencia vemos en San Juan 
(arriba) y que se clasifican aquí como 
tipo i. Las de los tipos 2 y 3 tienen una 
base diferente, las del tipo 4 son de 


planta cuadrada y las del tipo 5 parecen 
torres. 

La típica garita de San Juan se divide en 
tres secciones: la base, el cuerpo y la 
corona (próxima página). La base se 
compone del cordón y la lámpara, que a 
su vez está formada por cuatro piedras 









labradas e insertadas en la muralla. El 
cuerpo está formado por un zócalo sobre 
el cual se levanta el sillar o columna. Las 
ventanillas o aspilleras varían en número 
de tres a cinco, siendo tres por mucho el 
número más común. La corona se 
compone de una cornisa, una cúpula con 
forma de media naranja y un ornamento 
o clave. 

En cuanto a los materiales, la base es 
siempre de piedra, mientras que el 
cuerpo y la corona pueden ser de piedra, 
ladrillo, o una combinación de ambos 
materiales. La piedra caliza y la arenisca 
usadas para construir las garitas se 


obtuvieron en canteras establecidas 
cerca de las obras. 

Construcción de las garitas 

El primer diagrama en la próxima página 
muestra nuevamente las partes de una 
garita pero separadas. En este modelo 
desarrollado por la Puerto Rico 
Historical Building Drawings Society 
(PRHBDS), el cordón (5) se inserta a 
modo de cuña entre dos piedras de la 
pared (6A y 6B). Las partes de la 
lámpara 7A y 7B se insertan igualmente 
como cuñas debajo del cordón. La bola 
decorativa (7C) también está tallada en 


12 

































































una piedra insertada en la pared. Los 
diagramas A, Al y la foto ilustran con 
más detalle la relación entre las partes de 





la lámpara. La ilustración en la próxima 
página explica nuevamente el proceso 
constructivo. 


Una pregunta frecuente sobre las garitas 
que sobresalen de los muros 
(construidas en voladizo) es cómo se 
sostiene el peso de una estructura que 
parece estar mayormente suspendida en 
el aire. La respuesta es que las secciones 
de la base, además de ser gruesas, están 
parcialmente insertadas en la muralla, 
que se proyecta en ángulo debajo de la 


13 














































garita. El peso por lo tanto no es 
soportado solamente por la base de la 
garita, sino que parte del mismo se 
transfiere a la muralla. 


14 
















Deterioro y reconstrucción 



La importancia de las garitas disminuyó durante el siglo 19. 
Muchas se deterioraron, otras fueron parcialmente destruidas y 
algunas desaparecieron. La reconstrucción fue controversia!. 


Deterioro de las garitas 

Las defensas de San Juan alcanzaron su 
desarrollo máximo a finales del siglo 18, 
cuando terminó el gran proyecto de 
remodelación y expansión recomendado 
por Alejandro O’Reilly en 1765 y 


terminado hacia finales de siglo por 
Tomás O’Daly y Juan Francisco Mestre. 
La efectividad de las defensas fue 
probada por el ataque inglés de 1797. 
Podemos suponer que para finales del 
siglo 18 todas las garitas se encontraban 
en buenas condiciones. 





BASTIÓN DE SAN AGUSTÍN 

Véase la garita cortada y los dos cañones que disparaban por encima de la muralla. 


Las murallas y las garitas comenzaron a 
perder importancia durante el siglo 19, 
cuando el balance de poder entre la 
artillería y las murallas se inclinó a favor 
de los cañones, cada vez más potentes, 
que portaban los barcos de metal. 

Fotos tomadas a finales del siglo 19 y 
durante las primeras décadas del siglo 
20 indican que varias garitas estaban 
deterioradas. Otras fueron cortadas a raz 
de la muralla durante los últimos años 
del siglo 19 porque interferían con la 
línea de fuego de cañones nuevos que 
disparaban por encima de la muralla, 
como vemos arriba. 


Reconstrucción de las garitas 

Las garitas continuaron en malas 
condiciones hasta que el ejército 
reconstruyó cuatro (8, 9, 11 y 12 en este 
trabajo) en el 1932, usando como modelo 
la garita original que está detrás de la 
Fortaleza y cerca de la Puerta de San 
Juan. Para este proyecto se siguió la 
recomendación de un tal Mr. Letts, 
quien sugirió que se usaran piezas de 
cemento producidas en moldes, por ser 
el sistema más barato y satisfactorio, 
además de que era usado comúnmente 
en Panamá para trabajos militares. En 
1938 comenzó un proyecto de dos años 


16 





para restaurar las fortificaciones y como 
parte del mismo se reconstruyeron otras 
ocho garitas siguiendo el mismo sistema 
de piezas de cemento (derecha). En 
ambos casos las garitas se construyeron 
encima el remanente original. 

La restauración de las fortificaciones y 
las garitas no estuvo libre de 
controversias. En noviembre de 1939 
visitó la capital el Arq. Stuart M. 
Barnette, del Servicio Nacional de 
Parques, para consultar con el 
Departamento de Guerra sobre la 
restauración de la Fortaleza. Barnette 
quedó decepcionado con los trabajos que 
se realizaban, llegando al punto de 
sugerir que el ejército mostraba 
indiferencia por la importancia de las 
estructuras históricas. Criticó que en vez 
de restaurar las garitas con materiales 
originales (ladrillo y piedra) se hubiese 
optado por moldes y piezas de cemento. 

Aunque según Barnette los métodos del 
ejército podían causar la pérdida de 
monumentos únicos, y el trabajo 
realizado no demostraba una atención 
adecuada a los valores históricos y 
arquitectónicos de las estructuras, el 
gobernador evaluó positivamente la 
labor realizada en la Fortaleza, 
indicando que apremiaba terminar el 
trabajo, que el presupuesto era limitado 















y que solo se contaba con personal no 
diestro (cheap labor). Los señalamientos 
de Barnette fueron ignorados, con la 
consecuencia que hoy día, para la gran 
mayoría de los puertorriqueños, la típica 
garita de San Juan es la versión de 
cemento. Véanse los bloques de cemento 
arriba y en la moneda dedicada a la isla. 

Mantenimiento 

El mantenimiento de las garitas que se 
encuentran en los fuertes y baluartes de 
San Juan es tarea del Servicio Nacional 
de Parques (.National Park Service). Una 
situación dramática, aunque rara, que 
este personal enfrenta es el daño 


causado por rayos debido a la presencia 
de varillas y otras piezas de hierro en las 
garitas reconstruidas de cemento. Como 
consecuencia, en las reparaciones 
actuales se emplean varillas de fibra de 
vidrio, que además evitan el daño 
causado por la oxidación del metal. 



18 






Mucho más frecuente es el daño 
ocasionado por ciudadanos poco 
responsables. Sobre esto comenta Eric 
López, historiador del Servicio Nacional 
de Parques: El mayor enemigo de las 
garitas son actividades humanas como 
el vandalismo, su uso como letrina y los 
grafitis. Enfatizo en el vandalismo 
porque es algo que siempre está 
presente y es el reto más grande que 
tiene el parque, en términos de 
conservación. La remoción del grafiti es 
cara y lo peor es que el procedimiento 
de removerlo siempre causa un impacto 
en la fibra histórica. 


19 


Tipos de garitas 



Las garitas de San Juan se dividen aquí en cinco tipos o estilos. 
Los primeros tres son de garitas redondas, el cuarto de garitas 
cuadradas y el quinto de garitas en forma de torre. 


Tipo i 

La típica garita de San Juan se encuentra 
en las paredes de los fuertes y bastiones 
que bordean la ciudad. Se distingue de 
los demás tipos por su atractiva base, 
que tiene una elegante linterna hecha de 


cuatro piedras labradas e insertadas en 
la muralla (la última tiene una bola). 
Hay diecinueve de estas garitas: siete 
originales de ladrillo y piedra que han 
sido objeto de diversas reparaciones, una 
original de piedra (foto arriba), once 
reconstruidas de cemento (solo la base 


20 





es original) y una hecha completamente 
de cemento. La ubicación de estas y las 
demás garitas puede verse en un mapa 
disponible en este enlace . 


Tipo 2 


Las garitas del segundo se parecen a las 
anteriores pero la base no tiene la 
lámpara decorativa. Hay cinco garitas de 
este tipo: dos en la muralla que mira 
hacia el paseo de la Princesa, una en el 
fortín de San Jerónimo, una en el fortín 
del Cañuelo y la Garita del Diablo. La 
simpleza y la ubicación de estas garitas 


sugieren que este es el tipo más antiguo. 
Tipo 3 

Este tipo de garita sigue el estilo general 
de las anteriores pero se construyó sobre 
el suelo, no sobre una muralla. Aquí se 
colocan once garitas: la que cuida la 
puerta de San Juan, las de los tres 
polvorines (Santa Elena, San Jerónimo y 
Miradores), dos en el edificio de la 
Aduana, una en Casa Blanca y una en la 
antigua Cárcel de la Princesa. 












Este grupo está compuesto por dos 
garitas de cuerpo cuadrado. Una está en 
el Fortín de San Jerónimo y la otra, 
ubicada originalmente en la batería de 
San Ramón, se encuentra hoy en los 
jardines del Caribe Hilton. 


En el quinto grupo se colocan cuatro 
garitas con forma de torre. Una ubica en 
la entrada al puente del Morro, otra al 
final de la rampa principal del mismo 
fuerte y dos están cerca del fuerte del 
Abanico en el extremo este de San 
Cristóbal. 





) y 

T-'" 












Las garitas 


En la isleta de San Juan y áreas cercanas se construyeron 
muchas garitas relacionadas directa o indirectamente con la 
defensa de la ciudad. Nos quedan las siguientes 41. 


además indica la ubicación exacta de 
cada una. 


Las garitas 


Esta sección describe brevemente las 
garitas que se encuentran en la isleta de 
San Juan y áreas adyacentes. El número 
asignado a cada garita se repite en un 
mapa disponible en este enlace , que 







Garita i (tipo i) 

Esta garita y las siguientes seis son 
originales, es decir que han sido 
reparadas pero no completamente 
reconstruidas con piezas de cemento. La 
garita está detrás de la Fortaleza, en la 
esquina de la muralla justo antes de la 
puerta de San Juan. Fue usada como 
modelo por el ejército estadounidense 
para reconstruir las garitas que se 
rehicieron de cemento. Las dos fotos 
antiguas datan de las décadas de 1920 o 













Garita 2 (tipo 1) 


Esta garita se encuentra en el lado este 
del Morro, mirando hacia la entrada a la 
bahía. Es la única garita original del 
castillo y para conservarla así no ha sido 
empañetada. Véase que la cornisa es más 
elaborada que la de la garita anterior y el 
ornamento de la cúpula es distinto. La 
foto antigua se tomó en la década de 











Garita 3 (tipo 1) 


Esta garita se encuentra en la esquina 
noroeste del antiguo Bastión de Santo 
Domingo, ocupado hoy por el Instituto 
de Neurobiología de la Universidad de 
Puerto Rico. Es una de dos garitas con 
cinco ventanillas, siendo tres el número 
más común. Nótese que falta la bola de 
la lámpara. La foto antigua fue tomada 
durante las décadas de 1910 o 1920. 
Abajo está parte del cementerio, arriba la 
antigua planta de hielo del ejército 
estadounidense y la garita está al final de 
la muralla. 




26 







Garita 4 (tipo 1) 


Esta garita se encuentra en el Bastión de 
Las Ánimas, frente al Museo de San Juan 
y cerca de uno de dos accesos por 
escalera a la barriada de La Perla. Nótese 
en la foto antigua, tomada durante la 
década de 1920, que las ventanillas 
originales eran largas y finas. A juzgar 
por la posición de ventanilla visible en la 
foto, es probable que la garita tuviese 
originalmente cinco ventanillas. 



27 









Garita 5 (tipo 1) 


Esta garita se encuentra en el Bastión de 
Santo Tomás, al norte de la Puerta de 
Santa Rosa o del Matadero, que sirve de 
entrada principal a la barriada de La 
Perla. La garita tiene tres ventanillas y 
está original, con la excepción de la bola 
del ornamento. La foto antigua se tomó 
durante la década de 1920. Esta garita 
está tan baja en la muralla que con poco 
esfuerzo se puede tocar la bola de la 
base. 


28 








Garita 6 (tipo i) 

Este garita se encuentra en la esquina 
noroeste del Bastión de San Sebastián, 
cerca de San Cristóbal. Es una de dos 
garitas con cinco ventanillas. La tarjeta 
postal con la segunda foto antigua fue 
enviada por correo en 1919, la foto 
superior parece haberse tomado para la 
misma época. 




29 














Garita 7 (tipo 1) 


Esta garita se encuentra en la esquina 
noreste de San Cristóbal. Es notable por 
estar hecha completamente de piedra y 
encontrarse en estado original, con 
excepción del ornamento de cemento. 
También es inusual por tener cuatro 
ventanillas. Es probable que los bloques 
de piedra de esta garita se hayan usado 
como ejemplo para diseñar las piezas de 
cemento que se usaron para reconstruir 
las restantes garitas de este estilo. Las 
fotos antiguas son de postales enviadas 
alrededor de 1930. 








Garita 8 (tipo i) 


Esta garita y las próximas once del tipo i 
fueron reconstruidas entre 1932 y 1940, 
usándose para la tarea piezas moldeadas 
de cemento que se dejaron sin 
empañetar. Por lo tanto, se notan 
claramente las uniones en el cuerpo y la 
cúpula. Todas tienen tres ventanillas 
pequeñas y su único componente 
original es la base. La garita que vemos 
arriba está justo detrás de la Fortaleza. 
La primera foto antigua se tomó antes de 
la década de 1930, nótese que solo se 
aprecia la base de la garita. En la 



segunda, tomada durante la década de 
1940, vemos la garita reconstruida. 






Garita 9 (tipo 1) 


Esta garita, una de las más fotografiadas, 
se encuentra en la muralla de la actual 
Plazoleta de La Rogativa, al norte de la 
Puerta de San Juan. Nótese en la 
primera foto antigua, tomada para la 
década de 1930 o antes, que la garita no 
fue meramente cortada a raz de la 
muralla, sino que el cuerpo completo se 
quedando solamente la base. 
La segunda foto fue enviada por correo 
el 11 de diciembre de 1941. 


removió 









Garita 10 (tipo i) 


Esta garita es una de dos ubicadas en el 
Bastión de San Agustín, es la más cerca 
que se encuentra de la Casa Rosa. La foto 
antigua se tomó desde los jardines de 
Casa Blanca. 










Garita 11 (tipo i) 


Esta es probablemente la garita más 
fotografiada de San Juan porque salta a 
la vista cuando se voltea el Paseo de la 
Princesa rumbo a la Puerta de San Juan. 
Es una de dos ubicadas en el Bastión de 
San Agustín. En la segunda foto antigua 
dos albañiles reconstruyen la garita 
durante la década de 1930. 









Garita 12 (tipo 1) 


Esta garita se encuentra en una de las 
dos murallas frontales del Morro. Nótese 
en la primera foto antigua, tomada hacia 
1895, que la garita fue cortada a raz de la 
muralla; sobre ese remanente se 
colocaron las piezas de cemento al 
reconstruirla. La segunda foto fue 
tomada probablemente en la década de 
1940. 











Garita 13 (tipo 1) 


Esta garita se encuentra en la punta 
noroeste del Morro, justo frente a la 
entrada a la bahía. La foto antigua 
sugiere que no solo el cuerpo y la cúpula 
fueron destruidos, sino que la base 
también sufrió daño sustancial (véase la 
flecha) y tuvo que ser reconstruida. 
Nótese que el cordón de la base nueva 
tiene diez lados, en vez de ser liso como 
en las demás garitas. 



36 



Garita 14 (tipo 1) 


Esta garita se encuentra en el lado norte 
del Morro, específicamente en el Bastión 
del Carmen. La primera foto antigua, 
tomada alrededor de 1895, sugiere que la 
garita fue cortada poco antes de la 
guerra. En la foto inferior, tomada luego 
de 1908 (fecha de inauguración del faro 
nuevo) solo vemos la base de la garita. 




37 






Garita 15 (tipo 1) 

Esta garita se encuentra en la punta 
norte del Bastión de San Antonio, cerca 
del Morro. Como en el caso de la garita 
anterior, la primera foto antigua 
(tomada alrededor de 1895) sugiere que 
la garita fue derribada poco antes de la 
guerra. Del mismo modo, en la foto 
inferior (tomada luego de 1908) solo 
vemos la base de la garita. 




38 






Garita 16 (tipo i) 


Esta garita se encuentra en la punta del 
Bastión de Santa Rosa, muy cerca del 
pórtico que divide las dos secciones del 
cementerio de la ciudad. La foto antigua, 
tomada alrededor de 1905, muestra la 
base de la garita. 



39 










Garita 17 (tipo 1) 


Esta garita está en la punta norte del 
Bastión de San Sebastián, cerca de San 
Cristóbal (visible al fondo en la primera 
foto antigua). La segunda foto confirma 
que la garita se mantuvo en pie hasta al 
menos la década de 1920. Más tarde 
colapso o se consideró que estaba muy 
averiada y se demolió para hacerla de 
cemento. Nótese el atractivo ornamento 
de la cúpula. 


40 







Garita 18 (tipo i) 


Esta garita se encuentra en la punta 
sureste del Revellín de San Carlos, en el 
Fuerte San Cristóbal. Es la única garita 
de cemento que no se puede visitar 
porque muros añadidos posteriormente 
bloquean el acceso. Probablemente por 
esta razón se le abrió un desagüe en la 
base. La foto antigua, tomada hacia 
1937, muestra la base de la garita. 


41 







Garita 19 (tipo 1) 

Esta garita se encuentra en la plazoleta 
frente a la rampa de acceso al Fuerte San 
Cristóbal. Se construyó hacia 1940 y es 
la única garita de este tipo construida 
totalmente de cemento (véase la varilla 
oxidada en la linterna ovalada de 
concreto). Evidencia adicional de que no 
es original, es el hecho que no está en la 
muralla de la ciudad, sino en un muro de 
ladrillo que forma el extremo norte de la 
plazoleta. 


42 











Garita 20 (tipo 2) 


Esta garita se encuentra en el Bastión de 
San Justo, cerca del comienzo del Paseo 
de la Princesa. Véase que es más ancha 
que las garitas del tipo anterior y que se 
encuentra profundamente empotrada en 
la pared, hasta el punto que las 
ventanillas laterales son continuas con la 
muralla. Nótese además la curiosa 
semejanza del ornamento de la cúpula 
con un peón de ajedrez. 



43 








Garita 21 (tipo 2) 


Esta garita se encuentra en el Bastión de 
Las Palmas, al norte de la anterior y 
mirando igualmente al Paseo de La 
Princesa. Es la única garita que tiene dos 
ventanillas (merece investigarse si tuvo 
una en el centro y fue tapada). Véase a la 
derecha la hilera de ladrillos en el borde 
de la cúpula. La mitad de la base en el 
interior de la garita está ocupada por un 
curioso muro con un hueco en el centro. 



44 




Garita 22 (tipo 2) 

Esta garita se encuentra en la cara norte 
del Fortín de San Jerónimo. Nótese el 
hueco cortado en la base, presuntamente 
para servir de desagüe. El cañoneo inglés 
en 1797 dejó el fortín en minas pero se 
reconstruyó poco después. La garita data 
probablemente de principios del siglo 19. 


- HÜ 


ywr - 




Garita 23 (tipo 2) 


La Garita del Diablo está cerca del mar al 
norte del Fuerte San Cristóbal. Se estima 
que su pequeño bastión, conocido como 
El Espigón, se construyó antes de 1650. 
Según dibujos de 1861 y 1880, la cúpula 
de la garita tuvo un ornamento. La 
primera foto antigua muestra la garita 
hacia 1910 y la segunda durante la 
década de 1920. La última restauración 
se hizo en el 2005. El nombre de la 
garita deriva de una leyenda de Cayetano 
Coll y Tosté, disponible en este enlace . 



46 







Garita 24 (tipo 2) 


Esta garita se encuentra en el Fortín San 
Juan de la Cruz, mejor conocido como El 
Cañuelo. El fortín fue destruido durante 
el ataque holandés de 1625 pero se 
reconstruyó para 1660, por lo que esta 
garita, como la anterior, es muy antigua 
(nótese la simpleza y el gran parecido 
entre ambas). Véase además el hueco 
para desagüe, necesario porque cambios 
estructurales aumentaron el nivel del 
piso frente a la garita. 


Kh 

| A 

t 


i; 

1 . 

A \ 

■* 

\rk 

’> 














Garita 25 (tipo 3) 


Esta garita se encuentra frente a la 
Puerta de San Juan. Por su ubicación 
ante la entrada más antigua de la ciudad 
(construida hacia 1635) es de suponer 
que sea una de las garitas más viejas. La 
estructura está adosada a un muro, 
probablemente de la misma época, que 
bloquea la vista directa de la puerta. La 
foto antigua fue tomada en 1899. 



48 







Garitas 26 y 27 (tipo 3) 


Estas garitas se encuentran en las 
esquinas del muro que rodea el Polvorín 
de Santa Elena, ubicado cerca del 
bastión del mismo nombre y del Castillo 
del Morro. El polvorín y las garitas se 
construyeron hacia 1787, ambas tienen 
cuatro ventanillas. 






Garitas 28 y 29 (tipo 3) 

Estas garitas se encuentran en las 
esquinas del muro que rodea el Polvorín 
de San Jerónimo, ubicado en el Parque 
Muñoz Rivera. El polvorín y las garitas 
se construyeron hacia 1769 y se 
restauraron por última vez en el 2003. 


50 














. U J. i i s 


Garita 30 (tipo 3) 


Esta garita se encuentra en la esquina 
sur del Polvorín de Miradores, ubicado 
detrás del Distrito de Convenciones en 
Isla Grande. El polvorín y las garitas se 
construyeron hacia 1776. La garita tiene 
tres ventanillas, véase que la del medio 
fue agrandada sustancialmente y se le 
colocó una reja. La garita de la esquina 
norte fue destruida recientemente. 








Estas garitas se encuentran en el 
estacionamiento del edificio de la 
Aduana, inaugurado en 1931. El acceso al 
lugar se limita a los empleados, por lo 
que no fue posible ver detalles de estas 
La foto antigua se tomó 

hacia 1940. 


estructuras 
















































Garita 33 (tipo 3) 

Esta garita se encuentra en el paseo que 
va desde el área de la Plazuela de La 
Rogativa hacia la Casa Rosa. Está hecha 
de cemento y forma parte de una verja. 
La foto antigua muestra que la garita no 
existía para la década de 1920, 
probablemente fue construida a finales 
de la década de 1930 durante mejoras 
hechas a las instalaciones militares. 




53 







Garita 34 (tipo 3) 


Esta garita se encuentra cerca de la 
entrada a Casa Blanca. Sobre su origen, 
dice el arqueólogo Juan Rivera (ICPR): 
Según me comentara el Dr. Ricardo 
Alegría, esta garita fue trasladada en 
piezas y montada en Casa Blanca, en 
algún momento durante la primera 
mitad de la década del 1970. La misma 
formaba parte del sistema de bastiones 
del lado sur de la muralla de San Juan. 
Su traslado obedeció en que esta iba a 
ser destruida o desechada. 



Desconocemos dónde estuvo ubicada 
esta garita originalmente y dónde se 
guardó desde que los bastiones se 
derribaron (a finales del siglo 19) hasta 
que se llevó a Casa Blanca (setenta años 
después). El material de construcción y 
la forma de la cúpula no coinciden con 
las garitas de los bastiones de Palmas y 
San Justo, localizados justo al oeste de 
los bastiones destruidos. 


54 




Garita 35 (tipo 3) 


Esta garita se encuentra en la esquina 
este del antiguo presidio provincial, 
mejor conocido como la Cárdel de la 
Princesa, hoy sede de la Compañía de 
Turismo. El edificio se inauguró en 1837, 
por lo que presumimos que la garita data 
de esa época. No obstante, la ausencia 
del ornamento en la cúpula sugiere que 
fue reconstruida durante una de las 
restauraciones del edificio. 


55 








lifl 


Garitas 36 y 37 (tipo 4) 


Estas dos garitas, las únicas de planta 
cuadrada, se encuentran en los jardines 
frente al hotel Caribe Hilton (arriba) y en 
el Fortín de San Jerónimo (derecha). La 
primera fue parte de la Batería de San 
Ramón, desde donde se llegaba en línea 
recta a San Jerónimo. Ambas deben 
haberse levantado a finales del siglo 18, 
durante la construcción de la primera 
línea de defensa de la isleta y las mejoras 
efectuadas al fortín. 









Garitas 38 y 39 (tipo 5) 


Estas garitas se encuentran cerca del 
Fuerte El Abanico, en el extremo este de 
San Cristóbal. Se construyeron durante 
los últimos años de la soberanía 
española para los vigilantes de dos 
portones que daban acceso a la 
explanada de San Cristóbal. Las garitas 
se hicieron de ladrillo y se empañetaron 
con cemento Portland. La primera foto 
antigua data de la década de 1910 o 
1920, la segunda se tomó alrededor de 
1938. 



57 


















Garita 40 (tipo 5) 


Esta garita se encuentra al final de la 
rampa principal del Fuerte del Morro. 
No sabemos cuándo se construyó, pero 
su parecido con las garitas anteriores y el 
uso de ladrillo empañetado con cemento 
sugieren que data de finales del siglo 19. 
Se desconoce si el techo de concreto con 
varillas es original o producto de una 
reparación. 




58 






Garita 41 (tipo 5) 


Esta garita se encuentra justo antes del 
puente que provee acceso al Fuerte del 
Morro. Su estructura completamente de 
cemento indica que fue construida 
durante el siglo 20. La foto antigua se 
tomó alrededor de 1938. 




59 












Garitas perdidas 



San Juan tuvo más garitas. Con el paso de los años, por diversas 
razones, varias fueron destruidas. De algunas quedan 
fragmentos. 


Garitas perdidas 

San Juan tuvo otras garitas que con el 
tiempo se han perdido. La base que 
vemos arriba se encuentra en las ruinas 
del Bastión de San Fernando, justo al sur 
del Morro. En la próxima página vemos 


la base de una garita que estuvo cerca de 
la entrada a la puerta del cementerio y 
que probablemente fue usasa por los 
soldados que vigilaban el tráfico por esa 
puerta. La pintura de José Campeche 
Exvoto del sitio de San Juan por los 
ingleses (c. 1797) muestra una garita que 






parece estar en al Bastión de San Pedro, 
ubicado en la sección de muralla 
demolida a partir de 1897. En otros 
bastiones de esta sección de muralla 
hubo otras garitas que se han perdido. 
También hubo una garita en el 
desaparecido baluarte o revellín de La 
Perla, ubicado en la barriada que hoy 
lleva su nombre. Abajo vemos una garita 
de planta cuadrada (tipo 4) en el Fortín 





de San Antonio, que estuvo ubicado 
justo en la entrada a la isleta de San 
Juan. 


La base que se aprecia arriba está en la 
esquina del Bastión La Concepción, 
detrás del Convento y Casa de Salud de 
las Siervas de María. Puede verse desde 
el área de la fuente al final del Paseo de 
la Princesa. 

El bombardeo de San Juan en 1898 dañó 
una garita que se encontraba en la punta 
o saliente del Bastión de Santa Bárbara 
en el Morro. El ejército la eliminó 
cuando el área se reparó durante la 
década de 1920. 



61 








■ n : 

- J&K '' Síí 


: 

: : ! 


La posibilidad de restaurar otra garita se 
perdió cuando el ejército estadounidense 
construyó un puesto de observación en el 
Fuerte San Cristóbal. 


Finalmente, hace algunos años se 
demolió sin motivo alguno una de las 
garitas del Polvorín de Miraflores en Isla 
Grande. 


Durante la restauración del Cuartel de 
Ballajá en 1993 se demolieron, por ser 
ajenas al entorno del edificio, dos garitas 
que el ejército estadounidense construyó 
frente al cuartel. 








Referencias y créditos 


Esta sección contiene los trabajos principales consultados 
durante la preparación de este trabajo y los créditos de las 
fotografías. 


Berkowitz, Joan y otros. 1991. The 
Fortifications of San Juan National 
Historie Site. Historie Structure Report, 
National Park Service. Tres volúmenes 
disponibles en la biblioteca del Servicio 
Nacional de Parques, Fuerte San 
Cristóbal, San Juan. 

Bolívar-Fresneda, José R. y J. Rodríguez 
Beruff. 2013. La Segunda Guerra 
Mundial transformó a San Juan. 
Patrimonio, Revista Oficial de la Oficina 
Estatal de Conservación Histórica de 
Puerto Rico. 4: 50-59. 

Castra in Lusitania. 3 de mayo de 2012. 
Las garitas. 

amodelcastillo.blogspot.com/ 2012/05/ 
partes-del-fuerte-las-garitas.html 

Castra in Lusitania. 29 de marzo de 
2012. Partes del castillo: la escaraguaita 


y el borje. 

amodelcastillo.blogspot.com.es/ 
2012/03/partes-del-castillo-la- 
escaraguaita-y.html 

Chías, Pilar y T. Abad. 2011. El 
patrimonio fortificado, Cádiz y el Caribe: 
una relación transatlántica. Universidad 
de Alcalá, Madrid. 468 pp. 

Coronas-Castro, Mariano G. y Brihuega- 
Sierra, Jaime. 1989. El San Juan 
Español, 1519-1898. Mapas y planos en 
los archivos de España. 126 pp. 

De Hostos, Adolfo. 1983. Historia de 
San Juan, ciudad murada. Ensayo acerca 
del proceso de civilización en la ciudad 
española de San Juan Bautista de Puerto 
Rico. Instituto de Cultura 
Puertorriqueña, San Juan, 590 pp. 


63 




Flores-Román, Milagros, Luis A. Lugo-Amador y José C. de Arrigoitia. 2009. San 
Juan, ciudad de castillos y soldados. Servicio Nacional de Parques, San Juan. 258 pp. 

Sepúlveda-Rivera, Aníbal. 1989. San Juan, historia ilustrada de su desarrollo urbano, 
1508-1898. CARIMAR, San Juan. 335 pp. 

Servicio Nacional de Parques. 1996. The Forts of Oíd San Juan. Official National Park 
Handbook. Washington, D.C. 81 pp. Disponible en las tiendas de los fuertes del Morro 
y San Cristóbal. 

Zapatero, Juan M. 1978. La fortificación abaluartada en América. Instituto de Cultura 
Puertorriqueña, San Juan. 323 pp. 


Créditos de las fotografías 

Las fotos a color fueron tomadas por el autor entre enero y abril de 2013, con las 
siguientes excepciones. 

Página 5- http://upload.wikimedia.0rg/wikipedia/commons/o/od/ 
BALUARTE_Y_GARITA.JPG 

Página 6, arriba izquierda: http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/ 
37681628.jpg 

Página 6, abajo izquierda: http://www.eluniversal.com.co/sites/default/files/ 
fuerte5.jpg 

Página 6, arriba derecha: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/ 
o/o8/Santa-catalina-garita.jpg/250px-Santa-catalina-garita.jpg 

Página 6, abajo derecha: http://farm9.static.flickr.com/ 
8i46/74i8o7Ó364_ifo929ed66.jpg 

Página 7- http://upload.wikimedia.0rg/wikipedia/commons/1/15/ 

Castillo_de_La_M ot a_2.j pg 

Página 18, derecha abajo: cortesía de Eric López. 


64 


Las fotos antiguas se tomaron del Archivo Histórico y Fotográfico de Puerto Rico 
(http://archivofotograficodepuertorico.com) con las excepciones que aparecen a 
continuación. 

Páginas 16, 33 (derecha arriba) y 47- Our Islands and Their People (1899, N. D. 
Thompson, St. Louis). 

Páginas 18 (izquierda) y 33 (derecha abajo) - Puerto Rico Then and Now. Entonces y 
ahora (2009, Thunder Bay Press, San Diego). 

Páginas 40, 55 (derecha, tercera) y 57- Álbum de oro de Puerto Rico. (1939, Artes 
Gráficas S.A., La Habana). 

Página 59 (arriba)- cortesía de Aníbal Sepúlveda Rivera. 

Página 59 (medio)- cortesía de Eric López 
Página 60 (medio)- cortesía de José Marull 


65